Trastorno Dismorfico Corporal en Rinoplastia

Posted by | febrero 13, 2014 | Cirugía Plástica | One Comment

 

El trastorno dismorfico corporal o BDD (Body Dysmorphic Disorder) es un trastorno psicológico que se caracteriza por puntos de vista obsesivos de la imagen corporal propia, en un grado tal, que interfiere en la vida cotidiana del paciente. Debido a que la causa es psicológica varia de una persona a otra, sin embargo algunos estudios han demostrado que el trastorno es mas común en personas cuya familia biológica estuvo predispuesta a la enfermedad. El diagnostico puede ser difícil debido a que el paciente a menudo esconde los síntomas por vergüenza o confusión. Esta patología no solo perturba las relaciones personales y profesionales de la víctima, sino que también puede afectar su estilo de vida.

Un estudio reciente publicado en la revista médica Plastic and Reconstructive Surgery muestra que más del 30 % de los candidatos a una rinoplastia sufren de BDD . La incidencia se elevó a más del 40 % en los pacientes que buscan cirugía de nariz por razones puramente estéticas en lugar de mejorar la funcionalidad .  Por lo tanto, ¿cuáles son los síntomas distintivos de BDD ? La definición , en el contexto de la rinoplastia , apunta a una persona que está profundamente obsesionada con pequeños defectos o aspectos de la nariz hasta el punto de someterse a varias cirugías nasales con el fin de solucionar un problema que simplemente no está allí. Para aquellos que sufren de BDD , la perspectiva deformada con respecto a su apariencia también deforma su autoestima .

Afortunadamente , gracias a estudios como el citado anteriormente, el trastorno dismórfico corporal es cada vez más reconocido y los recursos para las víctimas son cada vez más fáciles de obtener. Si un candidato a rinoplastia sufre de BDD , el cirujano plástico se encuentra en una posición única para diagnosticar y recomendar opciones de tratamiento. Este artículo simplemente pone de relieve la existencia de una misteriosa enfermedad que afecta a  personas que buscan cirugías plásticas como una forma de mitigar su dolor psicológico. Y está diseñado para promover la conciencia entre los pacientes y médicos por igual .
El BDD tiende a comenzar en la adolescencia, que es una época en que la gente puede ser muy sensible acerca de su apariencia. Los pacientes con este trastorno  comienzan a obsesionarse con su nariz, en un amplio porcentaje de casos, y pueden haber hecho una rinoplastia para corregir el problema, pero nunca están satisfechos con los resultados y existe la  probabilidad que sufran depresión después de la cirugía. Generalmente los pacientes vuelven al médico que los opero disconformes con el resultado obtenido, exigiendo nuevas reintervenciones, y a pesar de múltiples operaciones, siguen estando insatisfechos con los resultados obtenidos. Si el cirujano se niega a operarlos nuevamente, consultaran a otros profesionales y esto se traducirá en un sinfín de tratamientos, ya sean estéticos o cosméticos.

Mark B. Constantian , médico cirujano de Nashua, New Hampshire, ha estudiado el BDD en  pacientes que solicitan rinoplastia de revisión.

Antes de la cirugía , se estima que un 75 %  de los pacientes tienen una  patología verdaderamente funcional , con problemas quirúrgicos reales o personalidades “corriente ” ( es decir, no perfeccionistas , depresivos , o exigentes ). Sólo una cuarta parte tenía, a juicio del cirujano, defectos mínimos, una actitud razonable hacia el defecto o una depresión leve, aunque las indicaciones para la cirugía seguían siendo válidas .

Por otro lado, los resultados ilustran lo difícil que es identificar el paciente con BDD, un trastorno mental que se caracteriza por una  angustia emocional severa ante un defecto menor o inexistente de cualquier zona del cuerpo. La nariz es la fuente de angustia en casi la mitad de todos los casos.  Mark Constantian  hace hincapié en tratar de identificar a los pacientes con BDD antes de una rinoplastia.

Si lo anterior es cierto, una de cada cuatro personas que están en busca de información acerca de una segunda o tercera revisión de rinoplastia tienen BDD. Creo que el porcentaje expuesto es muy alto, pero es motivo de reflexión y debe ser considerado por todos nosotros. Por desgracia, la rinoplastia es el procedimiento más común solicitado por personas con trastornos de autoimagen .

He proporcionado esta información en caso de que usted o alguien conocido suyo tenga un trastorno en la imagen de sí mismo. Usted debe conocer los signos. Este es un trastorno grave y puede conducir con los años a modificaciones  innecesarias del cuerpo y la subsecuente depresión, llegando a veces incluso al suicidio!.

No se ponga a la defensiva hasta que entienda verdaderamente los síntomas de este trastorno. Y si usted  siente que está a la defensiva, entonces eso puede ser un síntoma más. ¿Por qué ponerse a la defensiva si algo no se aplica a usted?.

La descripción estándar de BDD por la Asociación Americana de Psiquiatría , de acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Cuarta Edición (conocido como DSM -IV ), es:

Preocupación  por un defecto imaginado del aspecto físico . Si una anomalía física leve está presente, la preocupación de la persona es notablemente excesiva.

Esta preocupación provoca malestar clínicamente significativo o deterioro en las áreas sociales , ocupacionales,  u otras importantes del funcionamiento normal de la persona.

La preocupación no se explica mejor por otro trastorno mental (por ejemplo , la insatisfacción con la forma del cuerpo y la intensidad  en la anorexia nerviosa ) .

Los síntomas del trastorno dismórfico corporal (BDD)son ..

1 . Frecuentemente comparan su aspecto con el de los demás, escrutando la apariencia de los demás.

2 . En los comienzos, comprueban permanentemente su aspecto en espejos u otras superficies reflectantes. (Fase inicial).

3 . Camuflan el defecto percibido con  ropa ,  maquillaje ,  sombreros, su mano , su postura, o de alguna otra forma que desvíe la atención del “defecto “.

4 . Persisten en la búsqueda de cirugías estéticas, tratamientos dermatológicos , u otros tratamientos médicos para subsanar  las preocupaciones de apariencia, a pesar de que los médicos u otras personas han dicho que  tal tratamiento no es necesario.

5 . Permanentemente preguntan  a los demás sobre como perciben su apariencia, haciendo especial hincapié en el defecto que ellos perciben.

6 . Presentan ira o  resentimiento hacia aquellos que no ven su defecto como lo hacen ellos mismos.

7 . Preparación excesiva (como peinarse , afeitarse, también al cortarse el cabello , en el teñido del cabello , y la aplicación de maquillaje y cosméticos)

8 . Evitan espejos y superficies reflectantes. (Fase instalada).

9 . Tocan frecuentemente la zona del defecto.

10 . Levantan y tocan constantemente la piel de la zona afectada.

11 . En repetidas ocasiones miden la parte del cuerpo que no les gusta.

12 . Leen y buscan periódicamente en Internet acerca de la parte del cuerpo defectuoso.

13 . Ejercitan excesivamente y hacen dieta.

14 . Evitan situaciones sociales en las que el defecto percibido pueda quedar expuesto.

15 . Se ausentan frecuentemente de la escuela o de su lugar de trabajo , ya que se sienten “feos”.

16 . No mantienen un puesto de trabajo permanente por miedo a que alguien perciba su “defecto ” .

17 . Muchas veces pierden trabajos porque se sienten deprimidos.

18 . Evitan salir de la casa por miedo a que alguien vea su “defecto “.

19 . Se sienten muy ansiosos y tímidos porque creen que las demás personas perciben su defecto.

Pero el trastorno BDD realmente va más allá de esto. Estos pacientes no quieren escuchar, no quieren admitirlo, y creen que los cirujanos , psiquiatras o incluso sus amigos están en contra de ellos si traen el tema de BDD.

No estoy diciendo que esto suene como un yo lo sé todo, o para probar que no estoy de su lado si esto es lo que usted siente. Estoy muy de su lado . Le estoy dando mi opinion y mis observaciones, lo mas honestamente posibles, así como las estadísticas y artículos escritos por médicos respetables .

Cuando comencé a investigar en cirugía plástica , me di cuenta  que el diagnóstico de trastorno de BDD es muy común y, en mi opinión, demasiado a menudo los psicólogos o psiquiatras que evaluaban a estos pacientes, desaconsejaban la cirugía y los sometían a tratamientos con ansiolíticos. Admito que al principio estaba muy decepcionado con la comunidad psiquiátrica por diagnosticar BDD,  hasta que me di cuenta  que  había realmente un grupo cada vez mayor en  cirugía plástica de  personas que fueron diagnosticadas con BDD .

Aunque es difícil  diagnosticar el BDD, si usted no está entrenado para reconocer los síntomas, es posible que algunos pacientes se le pasen por alto. Estos pacientes terminan apartándose cada vez mas de la sociedad, se transforman en pacientes deprimidos, sobre todo después de un segundo, tercero o cuarto intento de cirugías de revisión
Un buen cirujano plástico se convierte en experto en el diagnostico de estos pacientes, generalmente luego de haber sufrido algun caso en su practica privada. Se debe tener presente siempre esta sintomatología, ya que este tipo de pacientes en particular, transmite una mala sensación que es difícil de explicar. El paciente se retira de la consulta y uno queda con una sensación de no saber en definitiva que es lo que el paciente quiere cambiar de su aspecto. Es impreciso en sus referencias, y cambia constantemente el discurso sobre lo que quiere modificar. Ante cualquier solución que se le ofrezca rápidamente se autoconvencen de que eso es lo que ellos necesitan y su ansiedad baja por unos minutos. Pero momentos más tarde, su ansiedad nuevamente se acrecienta por temores infundados y  transmiten su nerviosismo al profesional para que este les asegure una garantia en el exito de la operacion. No son realistas con el resultado que persiguen. También, con el tiempo, uno aprende que nada de lo que hagamos puede dar satisfacción a un paciente con BDD, porque nunca llegaremos a alcanzar el nivel de exigencia que él o ella desea. Un paciente con BDD se convierten en un paciente problema para el cirujano.

No estoy en contra de aquellos pacientes que han tenido problemas con cirugías anteriores, pero la cirugía no ayuda a las personas con BDD. Generalmente llegan a la consulta luego de haber pasado por varias manos y es dificil hacerse una idea de que fallo en los procedimientos anteriores. Ante la persistente inconformidad van cambiando de cirujanos,  con la consiguiente falta de conocimiento de que se le realizo en intervenciones anteriores. Muchas veces nuestro ego también hace que nos creamos capaces de solucionar parte o la totalidad de el problema del paciente, cuando lo que no podemos ver es que el problema no se encuentra en esa nariz, sino que tiene otro origen.  La gran mayoría de los pacientes con BDD no están en un estado mental capaz de reconocer las características que hacen que alguien se considere atractivo para otras personas o incluso para sí mismos . Ellos realmente no saben lo que quieren. Todo lo que saben es que no quieren verse como lo hacen actualmente. Pero incluso teniendo en cuenta la posibilidad de tener exactamente la apariencia que desean, la dismorfia  está presente y eso los hace infelices. Por ende, se obsesionan aún más y más se convencen que son feos. Es una rueda difícil de parar.

Para la mayoría de nosotros, es posible argumentar que es el paciente el que debe estar satisfecho con el resultado , y  seguramente así es como debería ser. Pero si el paciente no sabe lo que es atractivo, siempre estará insatisfecho con el resultado, y eso es muy poco saludable para ambas partes de esta relación.

Usted tiene que preguntarse si realmente tiene una nariz poco atractiva. Busque  ayuda, haga una consulta con un psicólogo, o al menos  investigue de que se trata el BDD, incluso si usted no cree que lo tenga . Nunca está de más leer los criterios expuestos más arriba, y quizás compruebe que tiene muchas cosas en común con los pacientes con BDD de lo que a usted cree. Tal vez, usted pueda  entender los sufrimientos por los que pasan aquellos con BDD y quizás pueda ayudar a alguien con su conocimiento. La insatisfacción repetida con la apariencia y obsesionarse con ella es a la vez insalubre y peligrosa. Hágase usted mismo un favor o hágaselo a alguien que usted conoce, y conozca las señales de advertencia de la BDD .

dr. Raúl Grilli.

 

About admin

One Comment

  • Jackie Aramburu dice:

    dr. Raul Grilli, a pesar de que nunca me he atrevido a dejar un comentario quiero decirle que sigo su blog casi desde los comienzos. No se si me recordara…soy la mama de Pamela Perez Rico, paciente que usted opero hace 2 años de una rinoplastia en el Sanorio Agote. Quieroexpresarle mi mayor gratitud ante el resultado obtenido con Pamela, la verdd es que a medida que pasa el tiempo se siente cada vez mas confiada y feliz con la imagen que le devuelve elespejo. Creo que nadie como usted podria haber entendido nuestra ansiedad y preocupacion, y a la vez haber obtenido un resultado tan armonico en su cara. Sigcon sus post porque le aseguro quemas que informar, educan. Gracias por todo. Jackie A.