Dermatología

Guia de inyección para toxina botulínica y ácido hialurónico

Posted by | Cosmiatría, Dermatología | No Comments

Evaluación facial y guía de inyección para toxina botulínica e inyectable, Ácido hialurónico: enfoque en la parte inferior de la cara.

La cara inferior se considera un área avanzada para el tratamiento estético facial. En esta región, los rellenos de tejidos blandos desempeñan un papel más importante que los neuromoduladores y deben utilizarse primero para proporcionar estructura y soporte antes de considerar los neuromoduladores para el tratamiento de líneas dinámicas. El tratamiento del labio, la región perioral y el mentón, además de mantener el equilibrio de la cara inferior con la cara en general, es un desafío. Los procedimientos en el labio deben evitar una sobre corrección respetando la proyección de los labios en la vista de perfil y la relación entre el tamaño del labio y el mentón. La barbilla a menudo se descuida, pero la remodelación de la línea de la mandíbula puede proporcionar una mejora dramática en  faciaestética. Tanto el perfil como las vistas anteriores son fundamentales en la evaluación y el tratamiento de la cara inferior. Finalmente, el rejuvenecimiento de la región del #cuello requiere rellenos para el soporte estructural del mentón, mandíbula y neuromoduladores para el tratamiento del masetero y platysma.

Inyectable, voluminizador, no voluminizador, reestructurador, plumping, regenerador, lifting, hidratante. Para tratar líneas más delgadas, arrugas o surcos, para restaurar volúmenes, corregir contornos y mejorar perfiles, estirar o levantar. Los rellenos son un mundo.

 

Daño solar agudo en niños y su consecuencia en el adulto

Posted by | Dermatología | No Comments

Los efectos negativos de la radiación solar son acumulativos durante toda la vida, sin embargo, se ha calculado que el 80 % del total de la exposición solar en nuestra vida se produce antes de llegar a los 18 años de edad. El uso regular de pantalla con una protección de 15 durante los primeros 18 años de vida puede reducir la incidencia de por vida de cánceres de piel en un 78%. Read More

Inyecciones de Botox para las cicatrices queloides

Posted by | Dermatología | 2 Comments

La cicatriz hipertrófica y el queloide son patologías o desórdenes fibroproliferativos de la dermis, que se presenta sólo en humanos y que ocurren después de una cirugía, quemadura, inflamación o cualquier tipo de trauma.

En primer lugar, es necesario diferenciar estos dos tipos clínicos distintos de cicatriz patológica.

La cicatriz hipertrófica es una lesión fibrosa, eritematosa, elevada y pruriginosa que se forma dentro de los bordes iniciales de una herida, habitualmente en un área de tensión. Suelen tener un patrón de regresión espontánea, aunque sea parcial, y tiene poca tendencia a la recidiva postextirpación quirúrgica.

La cicatriz queloídea es una lesión con aspecto tumoral, de color rojo rosado o púrpura y a veces hiperpigmentada. Los contornos están bien demarcados, pero son irregulares, sobrepasando los márgenes iniciales de la herida. El epitelio sobre la lesión es delgado y puede presentar áreas focales de ulceración. Puede presentar prurito y dolor. Raramente regresa en forma espontánea y la recidiva es muy frecuente pos extirpación quirúrgica.

Existen varios factores predisponentes de cicatrización queloídea, entre los cuales tenemos; predisposición genética, edad joven, razas negras, grupo sanguíneo A, ubicación de la herida en hombros, dorso, región preesternal o áreas de tensión cicatricial. Contrariamente existen áreas no queloídeas, como por ejemplo párpados, genitales, palmas de las manos y plantas de los pies. Read More

¿El Botox es un tratamiento válido para eliminar la sudoración?

Posted by | Cosmiatría, Dermatología | 7 Comments

La hiperhidrosis (sudoración) tiene una repercusión importante sobre la calidad de vida de quienes la padecen. Se puede convivir con ella, pero a menudo puede causar estrés emocional, dificultando en ocasiones la vida personal, laboral y social del paciente provocando a su vez que se vuelva un circulo vicioso pues la necesidad de sentirse “seco” y la preocupación de oler mal provoca más estrés del que ya se tiene ante una situación social y por lo tanto mayor sudoración.

Read More